un-fotograma-de-santa-claus-conquista-a-los-marcianos.jpg¡Felices fiestas!

“La resaca de la cena de empresa, la alegría de los premiados de la Lotería, la salud de los que no les ha tocado nada, el clima invernal, los comercios a rebosar de gente, los conjuntos de luces por todas partes, las alegres y masificadas decoraciones, escaparates de colores, esos turrones, mis cuñados… ¡Espera! ¿Puede ser que esta noche sea Nochebuena y Mañana Navidad? ¿Será que hoy se celebra el nacimiento de Jesucristo, y lo más importante, la llegada de Papá Noel? ¡Todavía no he comprado mi amigo invisible!  ¿Quizá toda la familia se sentará a cenar en amor y compañía viendo el especial de Raphael y a medianoche alguien desaparecerá de la mesa y casualmente se perderá la visita del “barbudo vestido de rojo”? Anda pues sí, es hoy. Aún por encima, mañana nos espera la comida de Navidad, que tiene sabor a cena de Nochebuena, pero un leve sabor a resaca. Día festivo que aprovecharé para descansar para el día de la matanza de Herodes a todos los niños de Judea: El día de los santos inocentes. ¿Celebrándolo con actos religioso-históricos en recuerdo a aquellos chiquillos? ¡Qué va! Nos tomamos el pelo los unos a los otros. ¡Como debe ser! A vacilar a los demás refugiándome en la locución: “¡Inocente, inocente!” Todo para llegar con la moral suficiente al último día del año. Un día que todos dicen que es especial, pero a mí me parece más raro que especial. No se puede cenar muy temprano porque luego hay que esperar mucho tiempo, ni tampoco se puede cenar muy tarde porque después las uvas ‘se echan encima’ de la cena. Algo prestado, algo rojo, algo nuevo y las doce uvas… La abuela que se ha emborrachado con dos vasos de ‘Champín’, nos desea a toda la familia una buena entrada en el año porque “puede que sea el último”. Propósitos para hacer o dejar de hacer que duran tantos días como copas de vino te hayas bebido con la cena. Esa noche, hace que en pleno siglo XXI se colapsen las llamadas y que en todas las discotecas se pongan de acuerdo para dar el mismo garrafón… ¡Pero qué más da! ¡Si la entrada de la noche de Reyes es Gratis! Pues la celebración de Reyes, pondrá el punto y final a las fiestas de la tortura del cuerpo a base de ingesta de alimentos que engordan a Dios, nunca mejor dicho. Cabalgata de los monarcas de Oriente, que siguen la estrella de camino a Belén, que con el paso del tiempo han cambiado el incienso, el oro y la mirra por caramelos, que siempre gustan más a niños y jubilados… habrán acabado las Navidades, pero no las cosas que has comprado para ellas, donde sentiremos juntos cómo es el no tener ganas de postre, después los turrones los últimos quince días de enero… Nos vemos a la vuelta supervivientes…

¡Felices fiestas!

1231186424825_f.jpg