El sábado pasado, mi familia se reunía frente a la iglesia del barrio, centrando toda su atención en el miembro más pequeño, que, con apenas unos meses de existencia, recibiría el primero de los sacramentos que puede recibir un cristiano: El Bautismo.

Bautizarse, es una especie de solicitud de amistad que enviamos a Dios para que nos ayude en lo que pueda, mientras crecemos como personas. El sacerdote, los padres y los padrinos, se reúnen junto al bebé, alrededor de la pila bautismal. Tras recibir oraciones y bendiciones junto con la luz de una vela, se procede a situar al querubín en la posición ideal para recibir la incolora, inodora e insípida agua bendita. Que, tras tantos años realizando bautizos, la iglesia bien podría modernizarse y bendecir con zumo de frutas o leche de vaca, lo ideal sería “Bifrutas de Pascual”, que tiene ambos líquidos. Por último, se cubre al recién bautizado con una manta blanca, en señal de pureza, dando así por finalizado el evento en “la casa de Dios” y dejando el resto del día para lo que realmente importa: celebrarlo comiendo, bebiendo y coreando el nombre del nuevo hijo del Todopoderoso.

5996821b9d1ad414aef0a0b12d502d51--cristiano

Jesús, “Suso” para unos, “El hijo de Dios” para otros; tenía unos 30 años cuando conoció a un hombre que le decían ‘Paco el panadero’, que le invitó a comer con un tal ‘Jacinto el pescador’, que le acabó presentando a uno que le llamaban ‘Juan el Bautista’. Juan, le sumergió en las aguas del río Jordán, con el motivo (según la Biblia) de ofrecer su vida por los pecados de toda la humanidad. Así, sin pedirle nada a cambio, todo muy del rollo de ‘Yisus’. ¿Por qué normalmente se bautizan los niños siendo bebés, si Jesús lo hizo siendo casi “mature”?

La Biblia no especifica la edad idónea para un bautizo, dejando así la puerta abierta a cualquiera que quiera recibir a Dios. Intercambiando impresiones sobre el tema con un sacerdote de la diócesis de Tui y Vigo, me explicó que los bautizos se realizan a edades tan tempranas, porque cuanto antes se bautice una persona, antes se librará del mal de Satán y del pecado original. Mi teoría se relacionaba más con la facilidad de bautizar a los niños cuando todavía no tienen voluntad, pues cuando tenemos capacidad de decisión, estoy seguro que la mitad no se bautizaría y la otra mitad se perdería de camino al bautizo…