Desde el día de ayer, cualquier persona en el mundo que tenga una cuenta de Twitter puede disfrutar ya de los famosos “280 caracteres”. El edén para unos y el averno para otros. Eso sí, la sensación de que se hace un poco largo al escribir, es compartida por la mayoría de usuarios.

huevo.jpg

A lo hora de usar las redes sociales, cada aplicación tiene una cantidad de caracteres muy diferente. Si nos remontamos al casi exiliado SMS, que comenzó con 160 espacios disponibles en los que escribir, y lo comparamos con una publicación de Facebook, que puede tener has más de 63.000, la cosa varía. Incluso en el texto que acompaña las fotos de Instagram nos permiten utilizar más de 2000 caracteres.

No era así con Twitter, donde hasta hace poco, los links, las fotos, etc. consumían parte de esos caracteres. Twitter te hacía pensar. Twitter: Tú antes molabas. No sé si es comparable a lo del artículo “155”, pero es el adiós al “140”. Es cierto que todos podemos negarnos al uso de la nueva cantidad de espacios, pero en su día cambiaron “la estrella” por “el corazón”, que se pueda mencionar a media grada de animación del Bernabéu o que los hilos ocupasen más que una autopista de cinco carriles, y no nos engañemos… Todos lo hemos aceptado e incluso hemos hecho uso de ello.

la liga.jpg

Todo tuit podrá extenderse un poco más, o “un mucho”. Todos podremos utilizar el doble de caracteres y pareceremos argentinos cuando hablan entre ellos. Los políticos darán la turra de forma más extensa, pero estoy seguro que dirán lo mismo. Lo que me da miedo es Arturo Pérez Reverte enfadándose con doble énfasis, y lo que me da más aún… Cárdenas, Manuel Soto y Álvaro Ojeda tuiteando con 280 caracteres.

huevo.jpg

Aun así, no solo se hará y compartirá contenido de mayor cantidad, sino de mayor calidad también, estoy seguro. Pues el límite sigue existiendo, y no será lo mismo compartir en Twitter un “Padre nuestro”, que cuenta con unos 320 caracteres, (lo que serían dos tuits), que la parodia de novelas caballerescas “Don Quijote de la Mancha”, que tiene más de 2.000.000, y nos llevaría unos cuantos tuits más. Así que en lo que a Twitter se refiere: Iglesia uno, Cervantes cero. Es el futuro que nos espera a sus usuarios, cada cinco o seis tuits de 280 caracteres tendremos la necesidad de parar en un área de descanso, seguramente los hilos ocuparán menos y eso dejará sitio para ver de qué se está quejando el hater de turno y ahora mis tuits darán el doble de pena.

huevo.jpg

A pesar de la evolución que ha tenido y está teniendo, para mí, Twitter sigue siendo una excelente herramienta, ya sea para comunicar, conocer gente o incluso para hacer el ‘monguer’, todos tienen cavidad, y eso es algo que me atrae bastante, de lo contrario no estaría en esta magnífica red social.