He leído, visto y escuchado muchas opiniones estos días sobre el tema de los incendios forestales, sobre qué causas y situaciones han generado y me gustaría aprovechar este espacio para dar mi punto de vista.

Lo de vivir los incendios: Desde pequeño, tengo el recuerdo de los incendios en los alrededores del pueblo de mis abuelos, donde veraneaba y pasar todas las familias noches en vela, por la proximidad de las llamas. Con los años, no se puede decir que sea algo a lo que te acostumbres, pero sí tienes presente que cada verano puede pasar, porque esa es la realidad de las zonas rurales. La mayoría de gallegos, recordarán haber visto un incendio o incluso, haber participado en su extinción, pero lo que ha sucedido en este fin de semana, ha sido de tal magnitud, que personalmente, no lo había visto jamás. El fuego rodeando a las ciudades y en las propias ciudades. Los vientos prácticamente huracanados haciendo que las llamas avanzasen a una velocidad increíble y consiguiendo que el fuego cruzase un río de una envergadura tal y como es la del río Miño. En primera parte de la jordana fui a donde vive un allegado donde las llamas estaban muy cerca de su casa, cerca de Nigrán, alejada de la zona urbana, que, con la ayuda de los vecinos y durante horas de extinción, acabó sana y salva. En la noche del domingo, al ver lo que estaba sucediendo en la ciudad, como muchos, mis amigos y yo nos juntamos y nos fuimos a la zona de Navia y luego a la Avenida de Europa, cerca de la playa de Samil, pues el fuego estaba muy cercano a las casas y toda ayuda era poca. De ahí nos fuimos a la zona de la Guía, pues un bulo circulaba que allí también ardía. Un grupo de personas haciendo noche por si veían algo sospechoso. Nos fuimos al monte de San Paio. Allí prácticamente estaba ya todo controlado y también había gente vigilando. Solicitaban voluntarios en el monte Alba, Valladares. Allá que nos fuimos. Los camiones de bombeo estaban siendo requeridos en otros lugares donde el fuego estaba prácticamente encima de la población y allí estábamos con un grupo de gente que venía de barrios del centro y lo que más me sorprendió, gente de Moaña, Cangas y Bueu, del otro lado de la ría. Los vecinos y vecinas en las puertas de sus casas, ayudando en todo lo que podían y siempre despidiéndose con un GRACIAS enorme. Sofocando el fuego con ramas y el agua de unas piscinas cercanas a la zona afectada por el fuego que estaba a unos diez metros de las primeras casas, hasta que pasadas unas horas y ganándole terreno a las llamas, acabamos viendo las luces de los forestales que trabajaban al otro lado de la montaña, en ese momento empezaban las primeras gotas, que un par de horas más tardes darían paso a la lluvia.

Lo de diferenciar entre incendios provocados e intencionados: La mayoría de los fuegos son provocados por el ser humano, pero no todos son intencionados. La chispa de un tren o una colilla cuentan en la estadística como incendio provocado, mientras que si vas con unas cerillas y empiezas a quemar unos matorrales para que surja el apocalipsis, sería intencionado.

Lo de los putos locos: Cuando hablamos de incendios intencionados, hablamos normalmente de los pirómanos, llamados “los cerillas” en el rural o directamente ‘los putos locos’ que les plantan fuego a los montes. Existen y están entre nosotros, no creo que sean una banda organizada como se ha llegado a decir, pero sí creo que el efecto contagio tiene mucho de realidad, que al ver que está ardiendo en alguna zona, aprovechan para encender en otro lugar.
(He estado buscando un extracto de la TVG donde se veía a la Guardia Civil llevándose a un ‘puto loco’ detenido mientras este gritaba: “¡O monte ten que arder!” Pero no lo he encontrado)

2017101114364412494

Lo de los brigadistas: Me parece muy injusto que se diga que, porque han despedido a más de 400 operarios de brigadas, se han ido todos a plantar fuego para que les llamen y así cobrar. Los brigadistas NO COBRAN POR INCENDIO APAGADO, ni tampoco creo que los cuatrocientos se hayan vuelto pirómanos, que un pirómano sea brigadista puede ser por estadística mismo, y mil factores psíquicos que tendrán que ver con el fuego, ya ha pasado; pero seguro que alguno de esos 400 brigadistas despedidos habrá ido a apagar el fuego sin cobrar.

Lo de las políticas forestales: Las políticas se dividen en dos, las políticas de prevención, que son nefastas, y las políticas de extinción; que son nefastas también. Siendo algo básico en la lucha contra los incendios. En los últimos años, desde la Xunta y muchos ayuntamientos las limpiezas de montes actúan en los radios que están en núcleos de población medianamente alta, mientras que en las zonas más rurales es escasa, por no decir inexistente. No hay que desbrozar y hacer cortafuegos cuando se acercan las llamas, hay que hacerlo cuando se debe. En la extinción los políticos se han quedado retratados en toda la jornada, donde el caos ha sido maquillado por la actuación de la gente, que han suplido con la unión la falta de medios y recursos a la hora de combatir en fuego. Creo que es oportunismo decir que los brigadistas despedidos habrían venido muy bien, pero ni aun así hubiese sido suficiente. No son medios para un monte tan abundante y alto a la vez.

graficoeucalipto.jpg

Lo de los eucaliptos: Un tema a tener en cuenta. Los montes están plagados de estas especies porque en menos de diez años tienes un árbol para talar. Árboles que la fábrica de pasta de papel de Pontevedra, estará siempre disponible para comprar. Una fábrica que además de desprender un olor característico de la zona en la que se encuentra, ha sido prorrogada sesenta años más cuando hasta no hace mucho, todos confiábamos en su clausura. Planta eucaliptos, córtalos, se los vendes a la papelera y vuelves a plantar eucaliptos (Repetir una y otra vez) It’s easy. El problema es que arde más ‘easy’ todavía. Dentro de las propias leyes forestales debería haber una regulación mayor control de qué árboles se plantan, dónde y para qué fin; pero mientras está el dinero por el medio, en mi opinión, poco se puede hacer en ese tema.

2015081907334512082.jpg

Lo de los bulos: Aunque no entiendo por qué lo hacen, muchos camándulas se han dedicado a propagar bulos por todas partes. En Vigo, se comenzó la noche buscando a una motocicleta negra con dos individuos, que se evacuaría el Hospiltalcortarían agua y luz, que había fuego en lugares falsos y se acabó diciendo que estaban quemando edificios y que habían explotado las gasolineras de Vincios y Baiona.

2015081907334512082.jpg

Lo de los fallecidos: Es una locura que, en un cuarto de península, más de cuarenta personas hayan perdido la vida por culpa de los incendios forestales. Las competencias procedentes deberían actuar en favor de todas las víctimas. Mis condolencias a las familias.

rajoy lume.0.jpg

Lo de los políticos: Luego están las comadrejas políticas (pido perdón si se ofende alguna comadreja) que se aprovechan de lo que está viviendo la gente desde la distancia, para hacer su mensaje politizado, utilizando una tragedia en la que han muerto personas, se han perdido hogares y la gente se está jugando la vida por salvar todo lo que tiene. A todos estos, les daría un utensilio que por desgracia está en muchas casas del rural gallego. Le daba un ‘batelume’, y a ver qué hacían con ellos.

2015081907334512082.jpg

rajoy lume.0.jpg

Lo de la gente: Mientras las televisiones recomendaban quedarse en casa sin salir, emitían imágenes de personas que hacían cadenas humanas, gente con mangueras y demás, desde los niños a las abuelas. Esa es la parte con la que me quedo, con la gente ayudando a los servicios de emergencias y cuerpos de seguridad del estado (Gracias a todos ellos por adaptarse a una situación tan desbordada), en el medio de un caos al que los propios vecinos y voluntarios se iban adaptando. Únicamente hay una palabra que los defina mejor que valientes, y es la de HÉROES. GRACIAS POR TODO A TOD@S.

rajoy lume.0.jpg

No nos merecemos lo que pasa en los montes de nuestro país, sólo asumimos responsabilidades cuando el desastre está encima y tiene que responsabilizarse el pueblo. Otra cosa en la que fallan nuestros políticos.