La soledad. la “Sole” para los amigos, que igual te da collejas, que “te mete con el mechero”, debe ser por ello, que no tiene muy buena fama y poca gente la busca, de hecho, hay gente que es incapaz estar sola. Por otro lado hay gente a que le gusta estar sola, juegan a menudo al solitario y al de las cartas también.

1.jpg

Hace ya un buen tiempo que vivo solo. Con la libertad de hacer lo que quiera en casa, comer lo que me da la gana, ver el canal de televisión que quiera, ir en calzoncillos sin ofender a nadie, etc. He de reconocer que a veces me siento un Adán antes de que Eva apareciese, un miembro de una comunidad prehistórica desplazado, un Macaulay Culkin, pero sin juicios por abusos, un Jaime de Marichalar sin problemas con los narcóticos o los pantalones horteras. He disfrutado y disfruto mucho de los momentos de mi vida en familia, en pareja, con los amigos, pero hay que reconocer que tengo momentos en los que la soledad es un tesoro…

1ac9ddf37f1ca8c86050de5179afbb491L.jpg

En mi opinión, como otros muchos factores en el ser humano, la soledad en exceso no  es buena, el estar solo es bienvenido, siempre y cuando se disfrute habitualmente de la compañía, y a la inversa, siempre valoraremos más la compañía cuando vivamos épocas de más soledad. La compañía entre seres humanos, no a los siete gatos, a las cosas alargadas esas que vibran o el kilo de helado que tienes en la nevera. Y no tu mano derecha tampoco es compañía aunque te sirva mucho de ayuda…

marco-dedica-1.jpg

Lo dejo por hoy, que he quedado con una mujer que se llama Soledad, y a lo mejor surge la chispa y hacemos el amor, y ahí seguro que me alegraré mucho de “estar en Soledad”.