Imaginar es una característica principalmente humana en la que representamos mentalmente hechos, historias o imágenes de cosas que no son reales o que no están presentes. Siempre invita a llevarte por caminos alternativos, como el del Pequeño Nicolás fue de presentarse al Senado a Gran Hermano Vip. Imaginación, es lo que no utiliza Calatrava a la hora de diseñar y construir sus puentes. Desde niños tenemos una capacidad para imaginar asombrosa pero es cuando crecemos que o se acentúa o disminuye dependiendo de nuestra situación.

imaginación.jpg

A la imaginación le debemos mucho, desde los primeros que pensaron que algo que saliese del culo de una gallina o de la ubre de una vaca fuese nutritivo para el ser humano hasta todos los inventos creados por este a lo largo de la historia, aunque sé que algún hincha de ‘Cuarto Milenio’ me dirá que los han traído los extraterrestres de “Raticulí”.

imaginacion-fantasia-actividad-imaginativa-710x998.jpg

En nuestro “chistoso” cerebro se procesa todo durante la imaginación y lugar junto al momento pueden ser cualquiera: Antes de llegarte a dormir, en el baño defecando, paseando por el parque, teniendo sexo con la vecina, sacándote un moco mientras esperas un semáforo en rojo, comiéndote una Oreo…

eb2

Por ello, la facultad de imaginar es ansiada por todos y muchos los que intentan potenciarla con la ingesta de alcohol o el consumo de drogas. Se sabe que muchos grandes ilustres como Aristóteles, Einstein, Bell, Hemingway o Pocholo potenciaron su imaginación así, pero, ¡cuidado!, si todos se drogaban y hoy por hoy únicamente tenemos constancia de que Pocholo sigue vivo… ¡Cómo se habrán drogado el resto!

33040_600.jpg