María es especial. Siempre va rápido de un lugar a otro, conviviendo con el estrés diario del trabajo, la familia y los amigos. Pese a que se considera una persona tranquila, lo cierto, es que no necesita ni medio segundo para poner en desarrollo algo que se le acaba de ocurrir. Por ello, María se ha acostumbrado a que le tachen de ‘inestable’. No hay nadie que no la hubiese visto y no hubiese exclamado: “¡Estás loca María!”

1ac9ddf37f1ca8c86050de5179afbb491L.jpg

Siempre iba de un lado a otro cantando. Desde el inicio al destino, dándole igual todo, cantaba por el camino. “¡Estás loca María!” Decían los vecinos de su barrio.

Un día se puso un calcetín de diferente color en cada pie. “¡Estás loca María!” Se escuchó decir a ‘Punky Brewster’ desde dentro de la televisión.

En señal de celebración por aprobar el último curso. Se puso a bailar dejándose llevar por la emoción. “¡Estás loca María!” Decían sus compañeros y compañeras de clase.

Por equivoco, en una ocasión llamó ‘Mamá’ a su profesora por equivocación. “¡Estás loca María!” Decían en la sala de profesores durante varios días.

En los veranos jugaba con trastos viejos en la guardilla de la casa de sus abuelos en lugar de ir a la playa o al río. “¡Estás loca María!” Decían las amigas de su abuela.

marco-dedica-1.jpg

Protegía a los insectos, principalmente a las cucarachas, los escarabajos y las mantis, religiosas o no. “¡Estás loca María!” Decían las dueñas de las protectoras de perros y amantes de los animales.

Se compró dos calendarios benéficos: Uno de patitos y otro de estaciones de metro de Barcelona. “¡Estás loca María!” Decían las modelos, bomberos y comisarios de ONG’s.

Contestaba “¡Gracias a ti!” a las máquinas surtidoras de gasolina y de tabaco.  “¡Estás loca María!” Decían los empleados de gasolineras y estancos.

novia-violenta.jpg

Hacía el café en una cafetera antigua teniendo una que dirige con un Smartphone desde treinta kilómetros de distancia. “¡Estás loca María!” Decían los creadores del Iphone6s.

Le regalaron la ‘chaqueta amarilla’ del Zara y no se la puso nunca. . “¡Estás loca María!” Decían las principales ‘eat girls’, ‘pin-ups’ y ‘posturillas’ de la ciudad.

Tuvo miedo durante las primeras horas del día del ‘Fin del Mundo’. “¡Estás loca María!” Decían los descendientes de las antiguas tribus Mayas.

Publicó en la redes sociales detalles sobre su vida mientras olvidaba que a partir de ese momento serían públicos y olvidando su alcance. “¡Estás loca María!” Decía desde lo más hondo de internet, Mark Zuckerberg.

Se enamoró mucho de un hombre diez años mayor que ella. Y con él se casó. “¡Estás loca María!” Decían todas sus tías, aún solteras.

Tienes tu humor plástico, cómo si mañana se acabase el mundo y no importasen cosas que no entiendes. Que te tienen envidia, yo el primero María, de la vida diaria que llevas, porque segregas diversión. Y qué más da si está loca todo el día… ¡Viva la locura y viva María!

sorpresa1.jpg