Un hipnotizador en cualquier parte del mundo contará hasta tres y dirá:

Volver. Regresar. Ir al lugar de donde se ha salido. Volverás al trabajo tras un ERE general en la empresa que trabajabas. Regresas a la siderúrgica. Regresas al metal. Retomarás la carrera de Filosofía que habías dejado por seguir a una comuna hippie en el 86. Regresarás a las inversiones, ganarás mucho dinero, haciendo obras benéficas, conseguirás el poder que perderás al dárselo a algún contable, que llevará esos millones a algún paraíso fiscal, te convertirás en un corrupto, te habrás frustrado, serás infeliz pero infinitamente millonario… Volverás a vivir en casa de tus padres, con tus padres. “¡No me dejes, vuelve conmigo!” Has vuelto de la peluquería. Te han cortado el pelo y en principio, no te convence. No pasa nada, en unos días mirándote al espejo, seguramente volverás a pensar que “tienes tu rollo” y volverás a salir de casa sintiéndote ‘grande’. Repetirás segundo de la ESO, por tercera vez, como Froilán. Volverás de la fiesta en taxi. ¡Nada de llevar tu coche, irresponsable! Tornarás nuevamente la búsqueda de ese libro que te sumerja en un mundo lleno de aventuras, aunque sabes que será difícil encontrar un libro mejor que “Teo va al centro comercial”. Retornarás a la clásica visual de ‘La Vuelta Ciclista a España’ y sus siestas veraniegas. Regresarás a vidas de tus antepasados por medio de la parapsicología. ¿Inquietante, no? Volverás a comprar zapatos y libros. Volverás a tener náuseas. Devolverás… Vivirás el regreso no deseado de Leticia Sabater y su intento de canción del verano. El regreso de la momia. Tras cuatro meses sin apenas escribir, tendrás unas ganas enormes de ponerte frente al ordenador y esbozar unas líneas. Volverás a hacer lo que te gusta y olvidarás esa sensación de que te faltaba algo. Dejarás de ser ese cenicero sin colillas, ese desayuno sin ‘Campurrianas’, ese ‘tronista’ sin permiso para entrar en el gimnasio más <<posturillas>> de la ciudad. Tendrás la fuerza necesaria para empezar otra temporada más, buscarás temas nuevos y originales o morirás en el intento. Volverás. Regresarás.

Un hipnotizador en cualquier parte del mundo contará hasta tres y volverás a despertar.

1229107895893_f
Vuelve, a casa vuelve, vuelve al hogar…

3420618