Bueno, carallo bueno!

El punto de vista desatinado de un millennial gallego.